.LA VOLUNTAD - (Julia Herrera)

Mi querido desconocido,
Me dirijo a ti, que navegas en los flujos de la confusión y de la soledad buscando la solución a ese problema o situación, que enturbia con la angustia, el sosiego de tu vida y la fuente de tus más profundas emociones.

A tí, que buscas en qué ignorado momento, te dejaste arrastrar por la corriente de mil motivos y sin razones. Y ahora, descubres que una fuerza invisible, te empuja a las profundidades de un oscuro pozo que ha nacido en tu mente e intentas salir de él, asiéndote, a una invisible cuerda que te ayude a salir a la superficie. Necesitas ver, en esa oscuridad pero las fuerzas te abandonaron, y solo quieres, descansar, dormir..., olvidar.

Puede que una dudosa luz te invite a esconderte, o a salir corriendo, a escapar, porque el miedo y la desesperación apresan tus emociones y sientes que tu equilibrio, se esfumó. Ya no sientes nada y piensas que no podrás superar, este intenso momento.
En ocasiones, la decepción adquiere tal fuerza, que se apodera de nuestra compleja estructura mental. Con aquella educación que nuestros padres nos transmitieron, de los suyos, letra a letra, con un único objetivo, conseguir la felicidad que aquella sociedad consideraba "la ideal", aunque nuestra alma no la aceptara. Lo que seguía sucediendo, ante cada nuevo acontecimiento no deseado que se asomaba a la ventana de nuestra vida, por lo que de nuevo aparecía la confusión. Así, nos veíamos obligados a descansar y reflexionar para decidir, si había que continuar con los establecido, o crear nuevos senderos.

Desarrollamos defensas para enfrentarnos a los vacíos que la vida nos ofrece, pues en ocasiones, en un insospechado impacto podemos caer en la mas profunda y terrible de las soledades, y nos escondemos en un rincón oscuro, cuando más mejor, convirtiendo el sentimiento de culpa en el protagonista de nuestra vida. Entonces renace el sentimiento de querer desaparecer, pues algo ha trastornado nuestra vida siendo la tristeza y la confusión las que nos impiden ver con claridad cuál es el camino a tomar. Si nadie aporta un poco de luz, el desconcierto se apoderará de nuestro poder y posiblemente quienes mas cerca están de nosotros, quienes más unidos a nosotros están, sufrirán las consecuencias de un comportamiento insensible, por nuestra parte.

Me dirijo a ti, que como araña tejiste una red para defenderte de los peligros que se acercaban y buscaste un lugar, donde relajar tus sentimientos, para que no se rompieran en mil pedazos al caer al vacío.
A tí, que como guerrero te vistes con una rígida armadura que desde niño utilizas para no ser lastimado, en las diferentes batallas que la vida te plantea. Pero esa fuerte protección también te impidió ver en qué momento tenías que desprenderte de lla para luchar, cuerpo a cuerpo, en el mundo de los sentimientos en busca del éxito.

Permíteme a ti, mar profundo y revuelto que vas y vienes en azarado y turbulento vaivén, mezclando tus transparentes aguas con la arena, provocando ese color oscuro y tenebroso del mar bravío..

Permíteme, soledad de soledades. Permíteme que me acerque a ti. Mi sentimiento es totalmente desinteresado y al mismo tiempo que me prestas tu atención, deseo que mis reflexiones te sirvan para que abras esa caja de Pandora que albergas en tu interior, desalojes su contenido y tus emociones vuelvan a fluir. Que puedas arrancar, esa última lágrima que quedó agazapada en tu interior, y resurjas como Ave Fénix de tus propias cenizas. De esta manera tus vivencias también me servirán a mí, las que utilizaré para enriquecer mi espíritu.
Existe una palabra corta de profundo contenido y gran valor, llamada: Voluntad.

Determinarse en algo, firmeza del alma, querer, poder, amor, amar: El libre albedrío.

Si utilizas el "libre albedrío" o "el poder de tu alma" puedes hacer que tus deseos se conviertan en realidad y tocar el Cielo con la punta de tus dedos, prque abrazarás la felicidad. Cambiará tu carácter y la actitud con tu entorno, pasando a ser en el tablero de ajedrez de tu vida el Rey, en lugar del peón. Cuando se conquistan a la vez el miedo y el odio, la voluntad queda libre y es capaz de inmenso poder. Tal es el mensaje oculto en tu alma, no dejes nunca de escucharlo. No permitas que nadie maneje tu voluntad.

En la memoria de los tiempos, existe una leyenda, en la antigua Grecia:
"Existió un hombre arduo en alcanzar la clave del poder y sus más ocultos secretos. Fue en busca de un viejo y místico sabio que habitaba en un escondido lugar. Quería, que le enseñara a conseguir ese codiciado tesoro. Al encontrar al Maestro le pidió, que le instruyera, porque ya se sentía preparado para aprender. Pero él, ignoraba la diferencia que existía entre sus deseos y el resultado de su aprendizaje!
El sabio, le llevó hasta el borde de un transparente lago, le pidió que se arrodillase y el Maestro desapareció, quedándose el hombre, solo. Miraba su imagen reflejada sobre aquel espejo natural. De la profundidad de las aguas brotó una voz que sólo escuchaban los oídos de su alma con este mensaje:
- Lo que yo puedo hacer, tú, también lo puedes.
El viejo asustado y sorprendido pero no menos curioso, atendía:
- Pide, y se te dará. Golpea y te abrirán, busca la verdad porque ella te hará libre.
Aquellas herméticas palabras contenían la llave que abriría el cofre que contenía la fortuna que él ansiaba. Se quedó pensativo, mientras hurgaba en sus pensamientos en busca de la pregunta precisa:
- De aquí a Babilonia, cuántos kilómetros habrá?
El silencio y la respuesta fueron aplastantes:
- ...diecisiete mil y un poquito más...
De nuevo el viejo se sintió interesado, mientras acariciaba su mentón y reflexionaba el contenido de aquellas palabras comprendió que aquella voz surgía de su interior por lo que colvió a preguntar...
- Puedo llegar con la luz como tren?
Una sonora y satisfactoria sonrisa confirmaba que el viejo había comprendido el mensaje..
- Vaya si puedes, y volver también...!!!

Te das cuenta?, el tesoro que el discípulo buscaba se llama voluntad, se alojaba en la sabiduría de su alma y en la profundidad de su corazón. Era un mensaje que comprender su mente.


Así que, estáte atento y centra tu atención en tu interior. Seguro que al igual que el viejo y aunque no te lo parezca estás preparado para comprender el mensaje de tu alma. Sólo tienes que hacerte la pregunta adecuada y obtendrás la respuesta perfecta, la que por supuesto, tu mente tendrá que saber comprender.
Inténtalo, atrévete y pregunta. No, no es una falacia, para saber hay que preguntar, y nadie para responder como nuestro Maestro interior. Quizá tú, también te quedes profundamente sorprendido.

Te apetece un viaje a tu interior?
Ya sabes... puedes llegar con la luz como tren...!!

4 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo en algunas de las cosas que dices, en otras quizás menos, pero...tu blog es de los que merece la pena leer. Hay que reflexionar, sí, empezar a cuestionarse ciertas cosas, así que mis más Congratulations.
    Un saludooo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Jenni, un abrazo

    Julia'H

    www.juliaherrera.es

    ResponderEliminar
  3. Querida Julia, sé que la respuesta es el 'Universo'... lo que me cuesta es hacer preguntas que estén a esa altura.
    Un cordial saludo, Javy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salud!, no ví tu nota, al parecer...
      Mi respuesta, seguramente, no es: El Universo, o sía, si me dices... el qué?

      Aunque hayan pasado 7 años!!!

      Eliminar